La política no sabe de pandemias: Cuando el poder no respeta sus propias leyes

La política no sabe de pandemias: Cuando el poder no respeta sus propias leyes

En el mes de abril ya se hablaba de multas que podían llegar a los 50 millones de pesos para quienes violaran las normas sanitarias, y por lo mismo resulta llamativa la actitud de aquellos que concentran el poder. Con el pasar de los meses, pese a los intentos del ministro Gonzalo Blumel por endurecer las penas con incluso cárcel, hemos sido testigos de comportamientos cuestionables en el mundo político, abarcando todo tipo de cargos públicos.

La última noticia que se ha dado a conocer relacionada a este tema involucra al diputado independiente Pedro Velásquez, quien fue detenido en Quillota por conducir sin permiso temporal. Los parlamentarios pueden trasladarse sin el permiso, tan sólo con su carnet de identidad y credencial del Congreso, siempre y cuando esto sea en ejercicio de sus funciones, lo que no se condice con este caso. Posteriormente fue dejado en libertad por la fiscalía y apercibido.

El 21 de junio el concejal de Providencia Tomás Echiburú (RD), fue detenido tras ser sorprendido transitando en la vía pública en skate y sin su permiso temporal. Más tarde pidió disculpas a través de su cuenta de twitter argumentando que había salido a comprar a un almacén cerca de su casa, sin embargo la información entregada por carabineros y vecinos indicaba que el representante comunal se encontraba practicando acrobacias en skate.

Uno de los casos más significativos ocurrió en mayo cuando el senador Rabindranath Quinteros fue diagnosticado con covid-19, pero antes de conocer el resultado del examen decidió tomar un avión desde Santiago a Puerto Montt, rompiendo todos los protocolos sanitarios del Minsal. Este hecho resulta curioso, pues el gobierno no decidió querellarse contra el parlamentario, sin embargo sí lo hizo en el bullado caso del joven con coronavirus que voló desde Santiago a Temuco sin esperar el resultado de su test.

Otra senadora que tuvo un comportamiento muy cuestionado fue Jacqueline Van Rysselberghe (UDI), cuando sostuvo dos reuniones con adultos mayores y menores de edad sin portar mascarillas ni respetar distanciamiento social, en Región del Biobío. Pero en el gobierno también se han cometido imprudencias de parte de los subsecretarios Arturo Zúñiga y Paula Daza, al no respetar sus cuarentenas preventivas por contacto estrecho con covid positivo.

No obstante, sin duda alguna quien más ha dado que hablar es el Presidente de la República Sebastián Piñera, que no ha parado de generar críticas por su comportamiento en cuarentena. La primera vez que generó malestar fue en abril, cuando decidió bajarse de su automóvil para sacarse fotos en Plaza Italia, siendo que Providencia se encontraba en confinamiento al igual que otras 6 comunas de la región metropolitana.

Pero el actuar más polémico del Presidente fue durante el funeral de su tío, el arzobispo emérito Bernardino Piñera, fallecido por covid-19, en donde se incumplieron una serie de protocolos sin ningún pudor, los mismos protocolos que deben ser respetados sin “peros” por el resto de la población. Desde abrir el féretro y no respetar el distanciamiento social, hasta la presencia de más de 22 personas con músicos incluidos. Si bien Piñera no fue quien abrió el féretro, sí fue él quien lo pidió, pese a tener en frente a su primo y ex ministro de defensa Andrés Chadwick diciéndole que no lo hiciera.

Y como si esto fuera poco, el Presidente nuevamente dio que hablar al ser sorprendido saliendo de una vinoteca en Vitacura, comuna que al igual que toda la región metropolitana, se encuentra en cuarentena. Llama la atención que la máxima autoridad del país vaya personalmente a comprar a un local en plena pandemia, en vez de pedirle a alguien que lo haga. Pero también resulta curioso que una tienda que vende productos no esenciales, permanezca abierta en una comuna en confinamiento, cuando existe evidencia que en otras zonas eso no ha ocurrido.

El Presidente Sebastián Piñera ni su gobierno han sido conscientes que han violado las medidas sanitarias que ellos mismos han implementado, razón por la cual da para creer que la política no sabe de pandemias.

Síguenos en redes sociales!